ESTRÉS

 El estrés es una respuesta adaptativa, nos puede ayudar en un momento determinado a desarrollar y proteger la salud, por ejemplo, temer que se puede tener un accidente de coche, favorece que no bebamos alcohol antes de conducir, nos pongamos el cinturón de seguridad, que corramos menos, etc, Esto desarrolla un conjunto de conductas previniendo en gran medida un accidente mortal.
Pero en nuestros días, llevamos un exceso cuantitativo y cualitativo de estrés, consecuencia de una exposición a numerosas y variadas situaciones estresantes, además de una falta de recursos adecuado para hacer frente a tales situaciones, llevando al organismo a un agotamiento extremo y constante. Este es el resultado de un rendimiento deficitario y una de las principales causas de riesgo de enfermedades más graves de nuestro tiempo.
 
Una de las conductas más comunes es intentar hacer en una sola hora , deprisa y corriendo lo que se hace en cinco horas, llevándonos a frustraciones, descontrol, desilusión, desesperanza, y aunque lo hagamos relativamente bien, creemos que ganaremos tiempo, pero no te engañes cuando termines tendrás alguna cosa que hacer y vuelta ha empezar llevándote a un agotamiento excesivo con la consecuencia de que tu cuerpo diga hasta aquí hemos llegado.
 
Las tres principales causas de muerte en los países de occidente son; enfermedades del corazón, el cáncer y los accidentes cerebrovasculares.
El estrés es una de las causas principales de riesgo relacionadas con estas enfermedades, además de favorecer otros factores de riesgo como la hipertensión, la obesidad, fumar con más asiduidad. Por lo tanto se puede decir que el estrés debilita al organismo, causando enfermedades que pueden ser mortales.
 
Según autores como Lazarus y Folkman (1984), “la presencia y el impacto del estrés dependen de la valoración que las personas hacen de la situación estresante y de los propios recursos que se tengan para hacerle frente”.
Ya hable en mi blog sobre el tipo de personalidad, según sean tipo A, tipo B o Tipo C. El Tipo A es el tipo de persona más propicia a sufrir estrés y padecer sus efectos adversos.
 
En lo psicológico también se ha relacionado con trastornos de ansiedad, depresión, etc.
 

Características de las situaciones potencialmente estresantes.

 

  • Amenazan la seguridad o integridad de la persona
  • Atentan contra sus valores o creencias.
  • Exigen un sobreesfuerzo físico o mental
  • Compromenten a la persona a tomar decisiones difíciles (obligan a asumir responsabilidades que no están a su alcance)
  • Se somete a una evaluación social
  • Dilemas o compromisos difícil de solucionar, (se haga lo que se haga, se queda mal).
  • Soportar la exposición a algo desagradable y/o doloroso.
  • Conlleva el impedimento de la vida  o actividad normal.
  • Conlleva la realización de actividades o tareas monótonas.
  • Favorecen el surgimiento de sentimientos de fracaso o inutilidad.
  • Radica en la agresión  de otras personas, tanto física como verbal y el abuso a través de acciones distintas.
psicólogo en Cáceres.

Deja un comentario